Los vigilantes son los principales testigos de estas apariciones fantasmales, el colegio cuyo nombre me prohibieron mencionar se encuentra en Naucalpan, Estado de México. Originalmente este lugar era una casona antigua que con el paso de los años sufrió modificaciones para adaptarla como escuela.

No se sabe con certeza quienes vivieron hay o la historia de este inmueble, sin embargo los que trabajan en este lugar entiéndase veladores, maestros y los que hacen la limpieza afirman que por las noches y mañanas – cuando aún no llegan los estudiantes – espantan.

Existen dos presencias la de una mujer con velo y un niño de aproximadamente 8 años, los veladores han visto a los dos, los de limpieza al igual que los profesores han visto o sentido la presencia del niño.

Una noche en uno de los salones que están en el segundo piso se escuchó como movían las bancas, el velador subió a ver y ya casi al llegar al salón los ruidos cesaron. Entro a revisar y no había nada, en ese momento al final del pasillo vio una sombra que bajo las escaleras. El velador creyendo que era un ladrón corrió para alcanzarlo pero no hayo nada.

Este fue quizá el primer reporte de este tipo pues a los pocos días los de intendencia hablaban de la aparición de un niño. La señora que trabajaba ahí creyó que era el hijo de algún profesor que andaba de travieso recorriendo los salones. Cuando ella entro al salón donde ella jura y perjura que vio entrar al infante, este ya no estaba.

También existen algunos testimonios de alumnos, uno de estos jóvenes recuerda que estaba parado afuera del salón revisando unos apuntes cuando sintió que alguien se acercaba y para no estorbarle el paso se hizo a un lado para que este pasara, pero ante su sorpresa no era nadie.

Otro velador revelo que no ha sido testigo de estas manifestaciones, lo que sí ha visto es la sombra de un hombre que sube las escaleras a lo que manifiesta: “no me da miedo, me da coraje verlo porque nada debe hacer aquí, que se vaya a espantar a otro lado”.

Las escuelas guardan mucha energía, pero aun así no explican cómo pueden manifestarse sombras o apariciones. Para los fantasmas que habitan esta escuela, este lugar sigue siendo su hogar.