En algunas ocasiones he tenido la oportunidad de narrar experiencias sobrenaturales que he vivido. He platicado la vez en que estando en casa con mi familia reunida nos tocaron la puerta que no da a la calle o la vez que mis abuelos se manifestaron después de su muerte a uno de mis hermanos y a una señora que nos visitó.

Hoy compartiré algunos hechos que sigo sin hallarles explicación lógica.

El primer hecho inexplicable que viví fue cuando tenía 14 años, me encontraba solo ya que mis papas junto con uno de mis hermanos habían ido a la iglesia a tomar unos cursos. Yo no asistí porque tenía un examen de química al día siguiente además de que ir al templo no me parecía muy divertido.

Estuve repasando los apuntes y al ver que me faltaba poco decidí tomar un descanso, eran alrededor de las 6:30 apague la única luz que tenía y me subí a mi cuarto. Después de ver un rato la televisión retome el estudio.

Ya concentrado en las formulas químicas escuche claramente como alguien entro a la casa, pensé que se trataba de mi otro hermano que justamente ese día llegaba tarde de la universidad. Continúe estudiando y no me extraño que no subiera a preguntarme donde estaban mis papas, pues él ya lo sabía.

Paso el tiempo y finalmente termine, al bajar por un vaso con agua vi que todas las luces estaban encendidas incluso la del baño. Me molesto mucho el hecho de que mi hermano fuera tan irresponsable al no apagarlas y por más que le llame para decirle algo no me respondió.

Pensé que había salido a la tienda pero al no ver su mochila en la sala supe de qué se trataba. Ante mi desconcierto preferí alcanzar a mis papas en la iglesia, obviamente iba con miedo.

Cuando los encontré haya les pregunte si alguno había regresado a la casa y me dijeron que no, les comente lo que había pasado pero no me creyeron. Mi temor se hizo más grande cuando vi llegar a mi hermano de la escuela, ni siquiera le pregunte porque era más que obvio que él no había sido.

Otra experiencia me ocurrió a finales del 2003 en la antigua habitación de mi hermano, tenía poco que él se había mudado a la parte de abajo así que por fin tenia donde ensayar con mi grupo. El tamaño de este cuarto era grande pues cabía hasta una batería completa.

En aquella época mi hermano pertenecía a un grupo de jornaditas así que una vez a la semana tenia junta con el sacerdote, las reuniones eran en las noches y terminaban casi en la madrugada. Como mi hermano llegaba cada vez más tarde mi madre me pidió que le dijera a qué hora llegaba.

La tarea no era difícil porque donde ahora me dormía daba a la calle y escuchaba cuando alguien llegaba, abría el zaguán y metía el carro. Esa noche lo estuve esperando pero la verdad me comenzó a dar sueño y ya cuando estaba a punto de quedarme dormido escuche pasos, pensé que era él pues aun había algunas cosas suyas en el closet y supuse que había entrado por ellas.

En ese momento se me espanto totalmente el sueño y ya despierto oí como levantaban unos libros y los hacían a un lado, se me hizo raro que no prendiera la luz pues a él no le hubiera importado. En un instante me acorde que mi hermano aun no llegaba, sabía que no se trataba de mis papas o de mi otro hermano porque ellos a esa hora ya estaban dormidos.

El temor se apodero de mí y lo primero que pensé fue que eran ladrones pues tal vez habían entrado por la puerta de arriba, así con mucha cautela me levante y sin nada conque defenderme fui a ver de qué se trataba. Yo esperaba incluso hallar a alguien escondido pero nada, no había nada.

Pensé ahora si en fantasmas lo cual no había considerado, ante este misterio trate de emular los sonidos que había escuchado puse una pila de libros a medio caer y deje que se deslizaran pero no, no era lo que había escuchado. Me fui a dormir y a los 10 minutos llego mi hermano de la iglesia.

Las últimas vivencias que tuve en mi casa ya tienen algunos años, no fueron experiencias tenebrosas quizás porque ya estoy acostumbrado pero si fueron interesantes. Una noche alrededor de la media noche me encontraba en mi habitación navegando en internet, platicaba con una amiga tenía la luz apagada porque ya todos estaban dormidos.

De repente sentí que alguien entro a mi cuarto y supuse que era mi madre que me iba a regañar por estar tan tarde en la computadora. No quise voltear porque aseguraba que era ella, total voltee para ser regañado y no había nadie pero yo juro que sentí que alguien entro en mi habitación.

Otra experiencia que viví estando solo en mi casa ocurrió alrededor de las cuatro de la tarde, recién había terminado de comer levante mi plato y lo puse en el fregadero. Me di la vuelta para subir a mi cuarto y cuando puse el pie en el primer escalón escuche como se movió una silla del comedor. Las sillas son pesadas, de madera, no están mal acomodadas y no había razón para que se moviera.

Intente reproducir el sonido, coloque la silla sobre las patas de la mesa para que se resbalara y no lo hizo, no quise espantarme y ya no le di mayor importancia.

La última experiencia extraña que viví en mi casa fue en una noche de lluvia, se había ido la luz estaba recostado en un sofá y desde ahí se ve el patio y unas escaleras que conducen a otra habitación. Estaba entretenido con los relámpagos que iluminaban por segundos la noche, en ese momento vi claramente la silueta de un hombre y como se fue al fondo de la casa temí que fuera un ladrón.

Me levante y me asome para ver si había alguien pero no había nadie. Después reflexione un poco y recordé que esta silueta o sombra se trasladó en línea recta como flotando.