Tengo un amigo que es tráilero, ha recorrido prácticamente toda la república mexicana. El me comento que de tantos años de dedicarse a esto solo una vez tuvo una experiencia sobrenatural.

En Querétaro viajando en la madrugada vio a lo lejos una persona parada a la orilla de la carretera, el sabiendo algunas historias de fantasmas presto mayor atención a este individuo, al que creyó le pediría un aventón si así hubiera sido no se abría detenido pues tienen prohibido dar aventones.

Paso a su lado y miro que el señor que miraba hacia abajo no hizo el menor intento por llamar su atención, pensó entonces que era algún borracho que andaba desorientado. Transcurrieron escasos dos minutos cuando de repente sintió que ya no estaba solo,  a su lado en el asiento del copiloto vio de reojo que ya venía este señor sentado.

No se atrevió a voltear para mirarlo porque lo más seguro es que se hubiera estrellado por la impresión, comenzó a rezar con mucha devoción y al poco rato se desvaneció su visitante. Ya más tranquilo continúo su viaje.

A la mañana siguiente le conto su experiencia a unos compañeros y en lugar de burlarse de él, le dijeron que había corrido con mucha suerte pues este espectro era el causante de muchas tragedias automovilísticas.